Mirando al futuro de la arquitectura verde

Los avances tecnológicos ya han hecho su parte, por lo que prácticamente no hay excusa para no integrar los principios de la arquitectura verde en las nuevas construcciones.

Si bien los estándares como los de la certificación LEED son un excelente punto de partida, es importante que las ciudades y las comunidades respondan preguntas básicas sobre por qué deberían construir de manera responsable y las mejores maneras de hacerlo.

La actividad de construcción, junto con la operación y el mantenimiento de edificios, representa importantes emisiones de gases de efecto invernadero. Pero los arquitectos tienen muchas más herramientas hoy para diseñar estructuras que minimizan el impacto ambiental, o incluso generan sus propios recursos de energía sostenibles.

Los edificios inteligentes y eficientes no son nada nuevo, por supuesto. Muchos de los edificios más alabados del mundo han sido los que respetaron su entorno inmediato y cómo encajaban en ellos. Con tecnologías como las tejas solares fotovoltaicas, la arquitectura verde es más accesible que nunca. Aquí hay algunos materiales y tecnologías que impulsarán la revolución de la arquitectura verde.

Tecnología geotérmica y arquitectura verde

Diferentes tipos de pozos de energía geotérmica se encuentran debajo de la corteza terrestre. Algunos se conectan a fuentes de vapor que pueden utilizarse para impulsar bombas de calor geotérmicas, por ejemplo. A pesar de las grandes variaciones de temperatura en la superficie de la tierra, debajo de la corteza, la temperatura es típicamente caliente y estable. La tecnología geotérmica utiliza estas fuentes de calor para generar electricidad y calefacción para las estructuras construidas en la superficie.

Aprovechar las posibilidades de los pozos geotérmicos requiere perforar la tierra e instalar anillos de pozos en los orificios de perforación para lograr una solidez estructural. Algunos pozos se pueden conectar a plantas de energía geotérmica, donde el agua calentada alimenta turbinas, y otros transfieren calor a otros materiales que pueden usarse en la generación de energía. Los pozos geotérmicos que se conectan con los sistemas integrados de calefacción y refrigeración de las estructuras hacen circular el agua a través de la estructura de un edificio, lo calientan en el invierno y extraen el calor en el verano. El uso de pozos geotérmicos de circuito cerrado significa que estas fuentes de energía son indefinidamente sostenibles.

Diseños Biomorfos

Los diseños biomorficos son estructuras que se construyen en armonía con su entorno. Un ejemplo famoso sería el hogar de Falling water del arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright, construido en 1935. Los diseños biomorficos no tienen que estar completamente enredados en el ambiente como los de Falling, pero generalmente están hechos para que los elementos exteriores e interiores de la estructura tengan una apariencia y sensación armoniosa, “orgánica”.

Los diseños biomorficos no son nada nuevo, pero hoy pueden ser más resistentes y más ecológicos que nunca.

Las formas arquitectónicas fluidas y orgánicas siguen siendo populares, y por naturaleza se prestan a la arquitectura verde, aprovechando las características ambientales que pueden formar una simbiosis mutua con estructuras. Con los avances en diseño y construcción asistidos por computadora, se pueden crear formas biomorficas que se parecen a todo, desde nidos a olas, y pueden ser alimentadas por tecnologías verdes como paneles solares fotovoltaicos (PV) o pozos geotérmicos para que las estructuras no solo se vean orgánicas. Pero también se adhieren a los principios de la arquitectura verde.

Tipos de energía fotovoltaica y otras alternativas

Los sistemas de energía renovable son cada vez más eficientes y más baratos. En algunos casos, se utilizan múltiples tipos de generación de energía, lo que mejora el rendimiento energético en comparación con el uso de una única fuente de energía. Por ejemplo, una planta hidroeléctrica y una planta fotovoltaica pueden trabajar juntas para impulsar estructuras, a veces trabajando en paralelo, a veces dependiendo de una u otra y de las condiciones.

El sistema de control de la estructura de potencia híbrida gestiona el uso de las plantas de componentes y garantiza que la potencia eficiente esté siempre disponible. Por ejemplo, un sistema híbrido de energía fotovoltaica / hidroeléctrica suele incluir depósitos que almacenan agua y energía en las baterías. Las diferentes estrategias operativas ponen diferentes demandas en los reservorios, asegurando la producción de energía “más verde” en todo momento.

La arquitectura verde ya no es una novedad y, de hecho, es el único futuro para la construcción que tiene sentido. Ya sea la incorporación de paneles solares, el aprovechamiento de pozos geotérmicos o el diseño de estructuras para que armonicen con su entorno, la arquitectura verde se basa en la forma y la función.

Post your Comments

NAME *
EMAIL *
Website